Muchas personas tiene problemas para dormir. Normalmente son los problemas de salud tanto a nivel físico como mental que contribuyen a generar trastornos del sueño; por ejemplo, diferentes síndromes de dolor, afecciones neurológicas, alteraciones en los neurotransmisores. 

Las distintas circunstancias de la vida también pueden agravar la situación como por ejemplo situaciones de estrés, falta de equilibrio entre la vida personal y laboral, el trabajo por turnos, los problemas de relación o bien, un colchón que no se adapte al cuerpo de la persona o no sea adecuado a su fisionomía. Es importante, en estos casos, contar con un buen colchón para mantener un buen descanso por eso, ponemos a disposición a todo un equipo de asesores expertos en descanso desde colchones madrid.

Sin embargo, si cambiando el colchón los problemas de sueño continúan, existe una terapia alternativa que podrás necesitar, y esta es la Hipnosis para dormir.

Hipnosis para dormir como terapia alternativa

Cuando no hay problemas de salud relacionados con sus problemas para dormir, nos referimos a la condición como insomnio primario. Por el contrario, el insomnio secundario es cuando se producen alteraciones del sueño como resultado o síntoma de otros problemas de salud.

La hipnosis para dormir se realiza en trance, es decir, en un estado relajado de semiconciencia. Es el mismo estado en el que caemos muchos de nosotros cuando vemos la televisión o cuando te encuentras conduciendo aparentemente en piloto automático. Todavía tienes mucho control, pero con un sentido de conciencia más desapegado, donde la mente subconsciente toma el relevo de la mente consciente, tal como se explica en esta web

El trance se usa para la hipnosis simplemente porque en el trance, el aprendizaje es más efectivo. Sus filtros conscientes se apartan del camino, permitiendo que fluya más información directamente a su subconsciente. 

¿Qué se consigue con la hipnosis?

Con la hipnosis, podemos afinar y optimizar los procesos subconscientes previamente inaccesibles. Nos permite programarnos para poder relajar nuestro cuerpo a voluntad, conciliar el sueño rápida y fácilmente cada noche y despertarnos frescos y alerta por la mañana. Básicamente, podemos copiar el cableado interno de un durmiente profundo nato e instalarlo en el nuestro.

La hipnosis es muy segura y está disponible para que la use cualquier persona, y hay una variedad de sesiones de hipnosis del sueño que puede descargar y usar en su tiempo libre. La idea errónea común es que pierde el control cuando está hipnotizado, pero esto simplemente no es cierto, especialmente con la autohipnosis. Tú eliges las sugerencias que más deseas implementar. Nadie puede obligarlo a hacer nada en contra de su voluntad, ni siquiera bajo hipnosis profunda.

A diferencia de la medicina tradicional, no se han reportado efectos adversos al usar hipnosis. Los fisiólogos experimentales generalmente han descubierto que cuanto más profundamente entran sus sujetos en la hipnosis, mejor se sienten después.

¿Cómo funciona la hipnosis paso a paso?

Hipnosis para dormir

Pre-relajación: antes de que comience la hipnosis, es importante afirmarse a sí mismo que esto es algo que desea hacer. El valor que obtenga de la hipnosis depende exclusivamente de usted. Si se deja llevar y se hipnotiza, sacará el máximo provecho de su sesión de hipnosis. Póngase cómodo, en una silla o en una cama, en algún lugar donde no le molesten.

Inducción: el primer trabajo del hipnotizador es ponerlo en un estado de trance para aumentar la receptividad de su mente a las nuevas sugerencias. Esto significa pasar de su estado de ondas cerebrales beta activo a un estado alfa relajado donde sus ondas cerebrales son mucho más lentas. 

El hipnotizador hablará con voz profunda y lenta, o pondrá frente a usted una acción lenta y repetitiva, como un péndulo o una luz estroboscópica. Esto está diseñado para profundizar su concentración en las acciones del hipnotizador, separándose de su entorno.

Profundización: a estas alturas estarás en un ligero estado de trance. Cuanto más se adentra en el trance, más poderosa se vuelve la hipnosis, por lo que ahora el hipnotizador intentará ponerlo en un estado de trance tan profundo como le permita. Esto se hace comúnmente contando hacia atrás de diez a uno, o visualizando ir caminando por un sendero, o descendiendo más profundamente en un ascensor, entrando progresivamente en un trance más profundo.

Utilización: ahora que se encuentra en un estado de trance, la receptividad de su mente subconsciente se maximiza para que puedan comenzar las sugerencias reales. Las sugerencias pueden presentarse en forma de afirmaciones, «Duermo profundamente todas las noches», o visualizando vívidamente el resultado deseado, experimentando con todos sus sentidos. La mente no puede distinguir entre un evento imaginado vívidamente y uno real, por lo que las visualizaciones son herramientas muy poderosas para provocar ciertas emociones y creencias sobre uno mismo.

Regreso: para cerrar la sesión, el hipnotizador lo sacará del estado alfa y lo devolverá a su estado normal de vigilia beta. Esencialmente, esto es lo opuesto a la etapa de profundización. El hipnotizador a menudo cuenta hacia atrás de diez a uno, o visualiza una burbuja que se eleva en un vaso de agua o algo similar.

Volver después de una sesión de hipnosis es como despertar de una siesta energética. Se sentirá fresco, alerta y revitalizado.

Cuando se utiliza la hipnosis para dormir, es posible que desee permanecer en trance para poder conciliar el sueño más fácilmente, de modo que el hipnotizador pueda poner fin a la sesión de hipnosis sin sacarlo del trance.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *